MASK-Home-Discussion-ToolKit-Thumbnail-768x593

Cuando hablamos de violencia de género lo primero que se pasa por la cabeza es las aterradoras cifras de violencia contra las mujeres. Pero es importante que tengamos en cuenta que el concepto “género” no se refiere solamente a “mujeres”, género es una categoría utilizada para diferenciar las características masculinas, femeninas e intermedias que una persona ostenta –ver capítulo dos del curso “conceptos básicos sobre equidad de género-.

Cuando hablamos de “violencia de género” no solamente hablamos estamos hablando de violencia contra las mujeres. La violencia de género es aquella que se ejerce en contra de alguien por razón de su género, y como ya vimos género puede ser femenino, masculino o neutro. Cuando existe una situación de violencia en contra de una persona por el simple hecho de ser homosexual, lesbiana, transexual o transgénero, estamos hablando también de violencia de género.

Por lo que si hablamos de violencia contra un hombre por el solo hecho de ser hombre, también estamos hablando de violencia de género.

Pero ¿qué clase de violencia se puede ejercer en contra de un hombre, por el solo hecho de ser hombre?

Si tenemos en cuenta que la violencia no solamente puede ser física sino también psicológica, económica, social, etc, podemos pensar en varios escenarios en los que constantemente los hombres son víctimas de violencia, especialmente psicológica y particularmente en contra de niños y jóvenes.

La más recurrente manifestación de violencia psicológica contra niños y adolescentes se presenta cuando se limitan las posibilidades de desarrollo de la personalidad del niño por medio de imposición de estereotipos y de exigencias de su personalidad que son normalmente esperados en el género masculino: ¿Cuántas veces hemos escuchado –o hemos dicho- a un niño cosas como no corra como una niña!, los niños no lloran, sea un varón!, tenga pelotas!, parece un marica, etc? Sin darnos cuenta de lo violentas que esta frases pueden llegar a ser, especialmente si van dirigidas a eliminar u obligar a controlar las emociones de los niños. Adicional, llevan implícito que ser niña o gay, está mal.

¿Y cuál es la consecuencia de esta violencia sobre los niños? Desde depresiones, hasta el mismo suicidio. No es una broma ni es un tema menor. La violencia de género es mortal, sea hacia quien sea.

The Representation Project es un proyecto que usa la producción de documentales como un catalizador cultural para la transformación, inspirando a las personas y comunidades a desafiar y sobreponerse a los estereotipos que limitan a cada individuo sin importar el género, raza, edad, clase, orientación sexual o circunstancia. En Enero de 2015, lanzaron el documental: La máscara en la que vivesThe Mask You Live In-, en el que ponen de relieve cómo la violencia de género está muy normalizada en nuestra sociedad también hacia los hombres, y cómo los niños y adolescentes varones sufren y reproducen las consecuencias nocivas de esta clase de violencia en el transcurso de sus vidas.

Recomendamos especialmente ver el documental, y después de verlo invitamos a reflexionar sobre todas esas prácticas cotidianas en las que hemos sido violentos con nuestros pequeños sin darnos cuenta ¿hemos llegado a pensar cuánto daño alguna vez hemos podido llegar a hacer?

El documental está disponible en español en Netflix, ITunes, Amazon, Google Play, Vimeo entre otros. Altamente recomendado, especialmente para aquellas personas que están a cargo de la educación de niños y  niñas, que viven con niños y niñas en su casa, que se relacionan en el día a día con niños y niñas y que alguna vez fueron niños o niñas.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>