Yessica-Hoyos2 “Tienes una pelota de lana muy enredada, vamos a tomar la punta de la lana y vamos a ir desenredándola poco a poco, no lo vas a hacer tú sola, lo vamos a hacer las dos”. Probablemente en una vida en la que dar consejos y recomendaciones se ha convertido en el pan de cada día, una persona no recuerde que a sus 14 años dio ese consejo que probablemente aplica todos los días en su trabajo: Ayuda a desenredar la lana y a “romper la enredadera”.

Yessika Hoyos, abogada de profesión, es una de las defensoras de derechos humanos en Colombia que ha llegado más lejos. Literalmente. Ha hablado ante el Congreso de los Estados Unidos y el Parlamento de Canadá como defensora de los Derechos Humanos en Colombia.

Se podría decir que dar un discurso en escenarios como estos a los 25 años de edad es precoz para una recién graduada, pero en realidad lo precoz es a los 7 años de edad llevar a una compañera de su curso a Bienestar Familiar después de que llegó seriamente golpeada a clase. “Eso me pareció terrible, así que me fui con mi compañera a Bienestar Familiar para denunciar a sus padres… después mi mamá tuvo que acudir varias veces al ICBF porque yo era la denunciante”, cuenta Yessika, que desde pequeña siempre quiso tener herramientas para defender a aquellos que por alguna razón no tenían la capacidad de defenderse solos.

Esto hizo a sus 7 años con su compañerita, a los 15 años dando discursos en su colegio por la defensa de la educación pública, situaciones en las que a estas edades consiguió grandes logros. Pero la cosa cambió al graduarse, ahora su cuadrilátero no era el colegio sino los despachos. “Al transcurrir los años me he desilusionado, una cosa es lo que dice la ley y otra muy diferente lo que ocurre en los despachos. Romper la enredadera de la impunidad no es fácil”, señala.

Yessica-Hoyos3Yessika trabaja en el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, organización de derechos humanos, como responsable del área sindical representando a las organizaciones en las investigaciones penales de homicidios a sindicalistas. Su objetivo: “buscar la verdad y justicia, pues solo así garantizaremos que estos crímenes no se sigan repitiendo”.

Día a día busca que Colombia recupere la memoria, está convencida de que Colombia está llena de olvido, no se recuerdan a las grandes personas que han luchado por construir un mundo mejor pero sí se recuerdan a los grandes victimarios. Por eso es tan importante su lucha, una lucha por la justicia que en el día a día a veces parece imposible.

Aunque es una reconocida abogada, Yessika proviene de una familia que, como el común de las familias colombianas, pasó por inconvenientes. “Afortunadamente mi madre y padre tenían trabajo, algo que en el país no es un derecho como está establecido en la ley sino que cada día ha sido un privilegio. Eso claro que me ayudó, pero también desde muy joven, mientras estudiaba trabajaba para ayudar con los gastos de mi estudio, siempre tuve claro, mi papá me lo repetía mucho, que en Colombia tener acceso a educación superior es un privilegio, por ello debía luego mis conocimientos ponerlos al servicio de la gente”.

Fue una niña precoz que descubrió desde pequeña que le interesaba lo que ocurría en la ciudad donde vivía, en su país, en hacer algo para impedir las injusticias,  sin embargo esto no la hizo ni una niña sobrenatural – aunque a veces se sentía un poco diferente -, ni una mujer con súper poderes, como para ser invitada de honor a las salas del poder legislativo más importantes de América del Norte. Esas invitaciones fueron el resultado de que a su corta edad llevara ya años luchando en la defensa de los derechos humanos, y seguramente el deseo de justicia por el homicidio de su padre, y  el desplazamiento forzado al que fue sometida junto con su familia hizo aún más precoz esta lucha.

Una lucha que no debería ser asumida por una joven, casi niña, y sin embargo si no fuese por su constancia y coraje, no hubiese habido avances en la investigación del asesinato de su padre. Al preguntarle si se ve como una mujer valiente o “berraca” afirma que “el tema no es ser valiente o berraca sino saber superar el miedo, no dejar que nos paralice, uno no nace valiente, se aprende a desarrollar esa fuerza que muchas veces desconocemos. Si nos lo proponemos podemos hacer cosas inimaginables”.

Y eso es justamente lo que me llevó a preguntarle si se creía una mujer “valiente”. Una de las primeras cosas que hizo Yessika después de tomar su cartón de abogada fue encarar al asesino material de su padre. La justicia había catalogado el asesinato de su padre, Jorge Darío Hoyos, como un crimen pasional, invisibilizando por completo la lucha que había realizado a través de su vida por la defensa de los derechos de los sindicalistas colombianos. Él y su familia habían recibido múltiples amenazas a lo largo de su vida , y sin embargo, en un crimen aún no esclarecido en donde están involucrados nombres de las fuerzas militares y policiales de Colombia, fue catalogado como un crimen pasional durante muchos años imposibilitando la investigación. Yessika dice que no fue una fuerza sobrenatural la que la llevó a enfrentar al asesino material de su padre. “Fui a enfrentarlo porque necesitaba saber la verdad, quería saber por qué lo habían asesinado y quienes habían ordenado su crimen. No fue fácil hablar con él, pero era un paso importante para esclarecer su homicidio. Después de que hable con él contó cosas que no sabíamos dentro de la investigación penal”.

Pero si la considero valiente por encarar al asesino de su padre, la considero aún más “berraca” al perdonarlo: “lo perdoné a él porque contribuyó en la búsqueda de la verdad, y porque entiendo que los que tienen que estar presos son los determinadores del crimen de mi padre. Los que se beneficiaron, los que siguen hoy beneficiándose de muchos crímenes; si ellos no son sancionados no tendremos oportunidad de vivir en un país con paz”.

En cuanto a todos los crímenes y especialmente los cometidos en contra de las mujeres y cuyos victimarios tienen la tranquilidad de no ser denunciados por el miedo que producen en sus víctimas, afirma que denunciar “es importante por varias razones: primero porque al no denunciar los crímenes cometidos en contra de las mujeres se sigue invisibilizando lo que ocurre. Segundo, porque los crímenes ocurridos en contra de las mujeres no son culpa de las mujeres; esa culpabilidad se siente porque vivimos en un país que sigue siendo muy machista y en donde no se respeta a la mujer. Se debe denunciar porque estos crímenes deben ser investigados y sancionados, solo así entenderemos que no es admisible que se sigan cometiendo. Muchos de los victimarios repiten sus crímenes por estar en total impunidad”.

Yessica-HoyosCarolina Guevara (Eq Género): ¿Cuál sería el mensaje de Yessika para las mujeres víctimas del conflicto armado y de las múltiples acciones de violencia machista que ocurren en el país?

Yessika Hoyos: ”Sé que no es fácil para las mujeres esta situación, muchas veces son re-victimizadas, rechazadas en la sociedad y la familia. Pero es importante que sepan que esta situación no es normal, mi mensaje es que se denuncie, no podemos dejar en la impunidad estos crímenes. Y para ello no están solas, hay muchas organizaciones en Colombia que pueden acompañar a las mujeres víctimas del conflicto armado y de violencia sexual y doméstica que sufren las mujeres, organizaciones como SISMA MUJER, Corporación Humanas, Casa de la Mujer“.

Ha conocido a muchas personas defensoras de derechos humanos a quienes sus familias no apoyan en su trabajo, pero que sin embargo siguen en la lucha porque saben que es el camino correcto. Sin embargo una red de apoyo facilita las cosas; también sabe que para ella y para conseguir sus logros ha sido muy importante contar con el apoyo de su familia y tener “su” red de apoyo. Especialmente de su madre Betty Morales, de quien Yessika aprendió la importancia de defender los derechos humanos: una mujer también sindicalista, con coraje, que al conocer su trabajo se sabe la madera de la que está hecha Yessika: honor a la valía, honestidad y principios inquebrantables.

C.G:¿Qué es lo que más alegra a Yessika Hoyos, la hija, la amiga, la hermana, la amena y graciosa conversadora?

Y.H: Varias cosas. Me alegra la música, el poder hablar con mis compañeros y compañeras. Me alegra poder ayudar a la gente y sobre todo me alegran los actos que hacemos de conmemoración de personas que han sido victimizadas, pero que a través de los actos de conmemoración recordamos que siguen presentes, que sus luchas siguen vivas.

Darío Hoyos2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>